Continuamos con una nueva entrega de nuestra sección “UPSJ-SOMOS”, y en esta ocasión lo queremos hacer con uno de los más jóvenes afiliados, nuestro querido compañero Enrique Alberto Maya Moreno.

ENRIQUE MAYA

Jiennense, de Alcaudete, orgulloso de ser andaluz y de su acento (nos hace hincapié en ello).  Enrique estudia derecho en la Facultad de Granada, y de la ciudad nazarí se traslada a Madrid donde preparará la oposición. Tras superarla con éxito y después de la formación teórica en el CEJ, hará las prácticas bajo la tutela de uno de los referentes de nuestra asociación y del Cuerpo, nuestro querido Juan Ávila. Sin duda, mucho habrá tenido que ver Juan en que Enrique prefiera la jurisdicción civil, que es la que verdaderamente le motiva y en la que espera continuar, concursos y destinos mediante. Pertenece a la 42 Promoción , turno libre, y ejerce actualmente como titular en el Juzgado de Primera Instancia Nª 4 de Palma, habiendo servido antes en el Juzgado de Instrucción Nª 3 de Inca.

Enrique es un apasionado de la política, de la filosofía y de la historia, disciplinas que centran sus lecturas (prefiere el ensayo a la novela) y muchos de sus temas de conversación. Un rato de charla con él deja a las claras que es una persona juiciosa, a la que constantemente le bullen las ideas, las reflexiones, y que hace suya la máxima de que lo personal es político.

Una de sus grandes pasiones es viajar. Ha recorrido Nueva Zelanda, la Polinesia francesa, el Caribe… Anhela, como muchos de nosotros, que terminen estos tiempos recios para volver a coger el avión, aunque de ahora en adelante su esposa y él tendrán que contar con una pasajera más, su bebé Olivia, la niña de sus ojos y su devoción.

En lo que a  gustos cinéfilos se refiere, tiene como directores predilectos a Kubrick, Scorsese, aunque también disfruta con el anime o con la saga Star Wars, por ejemplo. Para la música prefiere el indie y grupos como Oasis o Blur o cualquier otra propuesta que alguien le puede recomendar, ya que, como dice, “recomendar música es también compartir la felicidad del que la siente y te la recomienda”.

Siempre que desde el secretariado de UPSJ hemos recurrido a Enrique, su respuesta ha sido un sí. No deja de hacer propuestas sobre mejoras en la web (en la que hemos compartido alguno de sus artículos), webinar para opositores, compañeros recién ingresados… En definitiva y como veis, un compañero inquieto, con iniciativa, muy activo, y siempre dispuesto a echar un mano en lo que su asociación le  solicita.

Estamos muy contentos, pues, de poder conocer un poquito más a través de las siguientes líneas a nuestro compañero Enrique Maya.

–  Enrique, ¿por qué decidiste opositar a Letrado de la administración de Justicia?

 La decisión la tomé muy tarde; en mi última etapa de la universidad. No vengo de una familia en la que exista ningún tipo de tradición por el estudio de la materia jurídica, es por eso por lo que fue mi propio desarrollo y mis inquietudes los que de alguna manera me llevaron a prepararme estas oposiciones. No obstante, creo que todo arranca desde mi infancia; desde muy pequeño he tenido una gran inclinación hacia la mejora colectiva, por ello, siempre me han despertado un gran interés la filosofía, la historia y la geopolítica. En este punto de mi personalidad hay una clara influencia de mi padre que siempre se ha preocupado de enseñarme a pensar. Hoy en día, además, la arquitectura de valores de nuestras sociedades invita a pensar poco pues las líneas de pensamiento están muy jerarquizadas, definidas y llenas de automatismos ideológicos.

Por esta y otras razones puedo decir que mi verdadera vocación es la política como servicio público. Me interesa mucho tanto a nivel interno como a nivel internacional, es algo que sigo habitualmente. Me gusta analizar cómo se mueven las piezas o cómo se va modificando el discurso para modular la opinión pública en función de las necesidades políticas y económicas de cada momento. La política es algo que si tú no haces otros van a hacer por ti y esto es una razón de peso para no ser un mero espectador.

La política, como sabemos, guarda una relación muy estrecha con el derecho ya que este establece las normas de cómo organizar a la sociedad, es decir, de alguna manera el derecho actúa como decodificador de la política. Es aquí donde arranca mi interés por esta materia y la razón es simple, tanto el derecho como la economía ocupan un lugar muy destacado en las relaciones humanas ya que estos son fundamentales para comprender la sociedad y sus cambios.

Por todo ello, cuando llegué a la facultad poco a poco me fui dando cuenta de la belleza y la utilidad del derecho, pero no descubrí en qué ámbito quería especializarme hasta que tuve un profesor de derecho procesal muy bueno, y claro, si te gusta el derecho procesal el Letrado de la Administración de Justicia es su máximo exponente. A partir de ahí lo tuve claro, cuando terminé la carrera rápidamente me puse con las oposiciones y fui descubriendo que, a medida que iba conociendo en profundidad el ordenamiento jurídico, iba creciendo en la misma proporción mi pasión por el derecho y, como consecuencia, aquí estoy como uno más intentando aportar mi granito de arena.

– ¿Qué te llevo afiliarte a UPSJ?

 Bueno yo aquí sí puedo presumir de que tuve mucha suerte y lo tuve muy fácil porque mi tutor fue Juan Ávila. Pasé muchas horas con él, para mí fue un honor compartir esa experiencia con alguien de su perfil, que es toda una eminencia tanto en los aspectos técnicos del derecho como a nivel corporativo. Pienso que Juan es uno de los mayores activos no solo para UPSJ sino también a nivel colectivo-profesional.

Elegí UPSJ porque es un espacio donde abunda la tolerancia y la pluralidad de ideas que busca la consolidación de acuerdos en beneficio del colectivo de Letrados de la Administración de Justicia. Sus preferencias son la mejora del servicio público y las condiciones de nuestro cuerpo. Es fiel representante de todas nuestras necesidades corporativas. Es una asociación inconformista, con una pretensión constante de mejorar y, como decía Robespierre: “La impaciencia puede ser una virtud, si la aplicamos a nosotros mismos”, UPSJ se caracteriza, además, por un pensamiento y una acción que dignifica los intereses y labores profesionales de nuestro cuerpo superior jurídico con unos valores cuya dimensión socioeconómica están fundados en la igualdad y en la justicia.

UPSJ destaca por el constante ejercicio de transparencia en sus acciones y la honestidad en su discurso. Sus fines y objetivos están fielmente encaminados al progreso de nuestro colectivo, buscando la unidad y apartándose de la manera más desinteresada y púdica de la exclusividad en la consecución de los logros de nuestro cuerpo.

– ¿Qué opinas del papel de las asociaciones? ¿Qué hacen bien y que hacen mal?

Creo que se necesita un mayor equilibrio entre las asociaciones y las bases. Cuando yo llegué al cuerpo lo primero que percibí fue que muchos compañeros sienten que las asociaciones han dejado de representarles en muchos aspectos. Esto significa que algo está fallando en las relaciones entre las asociaciones y nuestro colectivo que provoca un rechazo destacable. Las asociaciones, de algún modo, tienen que dejar de ser una pieza clave en la confrontación. No obstante, creo que no hay que perder la perspectiva y hay que ser conscientes de que en todo occidente las instituciones de representación democráticas están sumergidas en una profunda crisis. Está habiendo muchos cambios estructurales, y estos no se limitan únicamente a la falta de éxito en nuestras aspiraciones laborales y profesionales, sino que son fruto de los nuevos modelos de información, la manera en que muchos compañeros se informan de los asuntos que afectan a nuestros intereses influye de manera reveladora en cómo se configura en nuestro gremio la opinión respecto a las asociaciones.

En cualquier caso, existen numerosas cosas que hacen bien nuestras asociaciones, por ejemplo, muestran una gran capacidad de adaptación en sus actividades según lo que les toca vivir en cada momento, están mejorando considerablemente su comunicación y haciendo un gran esfuerzo en su transformación. Hay una especie de crisis de representatividad que están intentado superar con nuevas ideas, aunque aún queda un largo camino que recorrer en este aspecto.

Para poder mejorar su labor, entiendo que las asociaciones además de todo el esfuerzo que están haciendo deben realizar un ejercicio de transparencia mucho más a menudo. Esta actuación debe abarcar todas aquellas acciones que implican una voluntad firme en nuestro progreso a nivel corporativo. De alguna manera, creo que algunos compañeros se sienten secuestrados en el ejercicio de sus derechos por unas asociaciones que, a veces, pueden dar una imagen de distanciamiento lo cual contribuye a su desacreditación pública. Por esta razón, necesitamos encuestas que nos permitan conocer cuál es el orden de las preocupaciones reales de las bases en cada instante. Creo que UPSJ en este sentido está dando síntomas de cambio y de intentar adaptarse al nuevo contexto, ha dado grandes pasos, pero es difícil, además de complejo, porque para mejorar los mecanismos que articulan la representación y conseguir que esta sea más efectiva es necesario tiempo. UPSJ sobre este particular puede presumir de tener unos recursos humanos con unas capacidades envidiables y que afrontan esta etapa con mucha ilusión.

– ¿Cuál crees que es el problema del cuerpo de Letrados y Letradas de la Administración de Justicia y qué propondrías para solucionarlo?

Considero que el principal problema se encuentra en nuestra falta de unidad, en muchos casos esta falta de unión es consecuencia de un déficit de identidad. En las últimas décadas hemos adquirido atribuciones que no eran propias de nuestro cuerpo superior jurídico lo que implica, de algún modo, que hayamos perdido los rasgos que nos caracterizaban. Esto es muy importante porque la naturaleza humana ante la falta de identidad de grupo tiende a la polarización y al careo doctrinario. Desde la óptica política y nivel estratégico esto nos hace mucho más vulnerables y manipulables como colectivo, por eso pienso que la voluntad política siempre nos va a inclinar a permanecer en este laberinto identitario. Es fundamental que superemos este obstáculo porque nos ayudará a tener unas relaciones institucionales más fluidas y esto conllevará que las decisiones políticas sean mucho más favorables para nuestros intereses y, por tanto, para el servicio público que prestamos a los ciudadanos

Pero también hay otros problemas, no conseguir nuestras aspiraciones laborales ha generado gran frustración en nuestro colectivo, y noto una gran expresión de dejadez y pasotismo. No somos conscientes de que todos somos cómplices del devenir del cuerpo y nos inclinamos mas por echar la culpa a los demás. La desafección es tal que no vamos más allá de las quejas de pasillo cuando lo que necesitamos para conseguir nuestros objetivos es la implicación real y efectiva de todos y cada uno de nosotros. Creo que un segmento de nuestro colectivo espera que, como se relata en el nuevo testamento en aquel milagro de Jesús, se escuche una voz que nos diga “Lázaro levántate y anda”. Yo a este sector le diría que hay que luchar y formar parte; que juntos somos más fuertes.

Ante estas circunstancias no creo que haya nadie que tenga una formula mágica. Entiendo que la solución a nuestras cuestiones debemos buscarla entre todos. Por este motivo, estar unidos será la mejor manera de aprender a caminar para cumplir con nuestros fines.  Actuar rápido, buscar puntos de encuentro y concentrarnos en el origen de nuestras dificultades es una buena forma de empezar.

– En las pasadas jornadas de Tarragona participaste, junto a Juan José Yañez, en una ponencia sobre UPSJ y las nuevas generaciones, ¿consideras que nuestra asociación aporta una imagen atractiva para los compañeros más jóvenes? ¿En qué podríamos mejorarla?

Es evidente que es importante renovarse generacionalmente, aun así, el atractivo de UPSJ está en su comportamiento y eso ayuda a captar un perfil muy definido que permite seguir unas líneas de conducta y fines corporativistas muy concretos. Si bien, es cierto que los más jóvenes tienen unos intereses y unos gustos determinados y aquí creo que en UPSJ se puede mejorar, pero hay que hacerlo sin perder la esencia. Los jóvenes actualmente se mueven mucho por la imagen y las referencias personalizadas, pero yo no soy partidario de una asociación en la que se puedan crear iconos. En cualquier caso, creo que, en UPSJ, los compañeros hacen un gran trabajo y un esfuerzo muy importante por eso todos los años tenemos nuevos afiliados.

A pesar de esto, es obvio que siempre se puede avanzar. Nuestra agrupación puede seguir trabajando en progresar sobre nuestra estética social, a los jóvenes les atrae mucho una asociación que muestre una gran inquietud por innovar en todas sus actividades, tenemos que intentar ser fuente de inspiración para las distintas corrientes de opinión de las bases. Además, el sector más lozano es de un contorno muy complejo, tienen que sentir de forma real que la asociación lucha por sus intereses porque hoy en día las emociones han tomado el control de la colectividad, ahora los jóvenes se mueven por impactos. Sería muy bueno utilizar mecanismos e instrumentos que permitan recoger y canalizar en nuestra asociación toda la indignación existente tanto en los compañeros como en los opositores que al fin y al cabo son la puerta de entrada. Conseguir esto nos daría empaque y nos haría más sólidos. Una imagen más juvenil nos ayudará también a poder capitalizar este segmento generacional, es decir, el predominio del efecto de la gente joven en cualquier organización va a influir en las impresiones y el interés de estos en ella. A este respecto, entiendo que debemos empezar a trabajar con los jóvenes con una estrategia clara y un proyecto muy específico que comience bastante antes de que formen parte del cuerpo de Letrados de la Administración de Justicia.

 – ¿Qué te parece nuestra página web? ¿qué secciones te gustaría que pudieran incluirse?

 Nuestra pagina web me parece buena, se nota como los compañeros se han preocupado por su desarrollo y han hecho un gran trabajo. Con el paso de los años se ha ido modificando y abriendo nuevas secciones, esto me parece una decisión muy acertada porque las páginas web deben de estar adaptándose permanentemente sino los visitantes dejan de acceder a ellas.  Con el aumento de actividad y volumen de entradas cada vez se capta más la atención de los usuarios derivándolos al tráfico del sitio web de UPSJ. Los compañeros están haciendo una gran labor generando la curiosidad necesaria y esto es clave para llevarlos al siguiente nivel que es que permanezcan dentro. Hay una sección que a mi particularmente me gusta mucho y que además me parece fantástica, la de tribuna libre, aunque hecho en falta un contacto mas directo desde la web, más artículos de opinión; la gente tiene que saber cómo piensan los compañeros y cómo piensan los que formamos parte de UPSJ sobre determinados temas que nos afectan.

Por estas razones, tengo una opinión muy positiva de la web de UPSJ, sin embargo, me gustaría que se explotaran mucho más los medios audiovisuales porque en la comunicación actual concentran todo el interés y el protagonismo, además sería útil que hubiese un apartado con una pregunta y varias opciones de respuesta y que se fuera actualizando según las cuestiones de actualidad que surjan, me parece una información muy valiosa saber lo que sienten los compañeros y lo que les preocupa en cada momento. Esto nos puede ayudar a mejorar las actuaciones y actividades de la agrupación, la información que hay en los distintos foros de debate a veces no es la mas fiable porque en estos ámbitos siempre se expone y se manifiesta un determinado perfil de usuario, hay otros que permanecen callados y su opinión es igual de relevante.  Una sección donde se mostrara nuestro compromiso con la transparencia también seria interesante ya que hay ciertos sectores que nutren su discurso basándose en la opacidad de las asociaciones cosa que no se ajusta a la realidad, pero a veces cala y contribuye de manera notable al desgaste de la imagen. También creo que se podrían explorar otras ideas como crear una sección para que se pudiera participar y colaborar de distintas formas, ampliar la sección dirigida a los opositores y darle más peso con más opciones que cubran todas las necesidades y las inquietudes de estos, se podría crear además un apartado donde los más veteranos pudieran explicar su experiencia y trayectoria.

En definitiva, creo que hay muchas cosas que se pueden probar y que se pueden intentar hacer y creo que los compañeros que se encargan de ello van en una buena línea y están haciendo un gran desempeño que desde aquí

Como habéis podido comprobar, Enrique no es parco ni en palabras, ni en vocación de servicio,  ni en entusiasmo.

Gracias, por tu amabilidad y por prestarte siempre a todo lo que se te requiere desde esta tu asociación, a la que hacéis grande compañeros como tú.

 

 

Redacción: María Peñacoba y Francisco Aguilar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies