“Las circunstancias extraordinarias que concurren constituyen, sin duda, una crisis sanitaria sin precedentes y de enorme magnitud ..” ( RD 463/2020 de 14 de marzo)

Ayer miércoles día 18 el Secretario General de Innovación y calidad del servicio público de Justicia, Sr. Francisco de Borja Vargues, llamó a todos los representantes de las asociaciones profesionales de Letrados de la Administración de Justicia, para informarnos de las novedades derivadas de la crisis causada por el Covid-19. Le atendió nuestra portavoz, Lidia Urrea, a quien manifestó la intención de mantener contactos semanales. Se agradece el gesto, que se echaba en falta, aunque nos gustaría que nos oyera también antes de tomar decisiones. A pesar de la omisión de nuestra audiencia como asociación, UPSJ remite formalmente todas sus propuestas de mejora por los canales oficiales.

El contenido de la conversación con el Sr. Vargues se resume de la siguiente manera: el Ministerio está trabajando incansablemente para gestionar esta crisis de gran complejidad; una de las mayores preocupaciones del Equipo es conseguir la coordinación de las acciones entre todos los organismos competentes ( léase Ministerio, CCAA, CGPJ), que ayer miércoles se vió seriamente dañada con la decisión del Decano de la Ciudad de la Justicia de Valencia de cerrar el edificio, y del Departament de Justicia de declarar que salvo la guardia, registro y poco más, los funcionarios cumpliesen con los servicios esenciales desde la disponibilidad. Mañana viernes día 20 el Ministro Sr. Juan Carlos Campo va a reunirse con los Consejeros de Justicia de todas las CCAA, con el objetivo de conseguir esa coordinación. Explicó también que los servicios mínimos marcados por el Secretario de Estado el día 14 de marzo, responden a tres principios: somos un servicio público, el derecho a la salud laboral de los trabajadores y luchar contra la propagación del virus. Las oficinas deben estar abiertas porque somos garantes del Estado de derecho y hay que dar una imagen de Estado. Por último resaltó que la resolución del Secretario de Estado apuesta por la flexibilidad de las medidas, porque el Ministerio es consciente de que el mapa judicial es heterogéneo ( sobre este punto creemos que se refiere al párrafo quinto de la resolución del Secretario de Estado).

Queremos ser breves en nuestra valoración, porque a día de hoy, el exceso de información consigue contradictoriamente desinformarnos:

1. Servicio público: Hoy la Justicia solo opera como servicio público esencial. El Decreto 463/2020 de 14 de marzo de declaración de alarma es hoy la norma fundamental, sobre la que gira absolutamente todo el país. Como consecuencia de este Decreto, el CGPJ en fecha 14 de marzo acordó cuáles son los servicios esenciales del servicio público de justicia que hay que atender y ha llegado a suspender los plazos procesales, y declarar solo se admitirán escritos vía telemática referentes a los dichos servicios esenciales.

2. Los servicios mínimos que ha marcado el Secretario de Estado en el punto B de su Instrucción de 14 de marzo son excesivos para cubrir los servicios públicos esenciales, y UPSJ lo ha denunciado desde el primer momento. No hablamos de desatender o adelgazar los servicios esenciales. Ni queremos ni podemos dejar al ciudadano desprotegido. UPSJ, en nombre de sus afiliados, propone atender los servicios esenciales con otras alternativas ( guardia reforzada, desvío de llamadas telefónicas, etc.. ) que solo exigirán la presencia de las plantillas de LAJ y funcionarios cuando aparezca un supuesto de servicio esencial ¿Porqué? Pues porque el Decreto 463/2020 existe como consecuencia de una importantísima crisis sanitaria, y entendemos que el Ministerio de Justicia está obligado a colaborar hasta donde su límite con las autoridades sanitarias, que aconsejan el confinamiento personal.

3. Sobre la coordinación entre los diferentes órganos con competencias en justicia: proponemos al Sr. Ministro y al Sr. Secretario General de Innovación y Calidad, que sean coherentes con la heterogeneidad de territorios donde se imparte la justicia. No todos contamos con los medios recursos materiales. Más que coordinar, parece que hablamos de homogeneizar, cuando los Secretarios de Gobierno y Coordinadores ahogan soluciones más valientes, que nadie ha demostrado menos eficaces, como las del Departament de Justicia de la Generalitat de Cataluña.

4. Y acabamos con un ejemplo de cómo se pueden invertir bien tantas horas de trabajo gastadas. Horas empleadas para buscar soluciones, en lugar de emplearlas en buscar una imagen de unidad, que ni la realidad ni el ordenamiento jurídico de este país no ampara. Para que la Justicia evite al máximo desplazamientos innecesarios del personal, en salvaguarda de la salud de sus trabajadores, pero también de la salud pública. Ayer en Madrid el Coordinador provincial, con la ayuda de los Letrados de la ADJ, organizaron grupos de teléfono por jurisdicciones para comunicarse con todos los Letrados de la ADJ de dicha jurisdicción. Cada dia, los Letrados de la ADJ controlan mediante teletrabajo la entrada de escritos que pudiesen corresponder a un servicio esencial, y a su vez desde el Decanato se avisa al Letrado de la ADJ a quien se haya turnado una demanda referente a un servicio esencial, a través del grupo telefónico. El Letrado de la ADJ a quien le ha correspondido el asunto, es quien monta el equipo de trabajo y atiende el servicio. Ayer funcionó sin problemas, y fue atendido el asunto esencial que ingresó. Si podemos atender así demandas de nuevo ingreso, menos problema tendrá atender las causas con preso o las vistas o los escritos que se refieran a procedimientos esenciales que ya son nuestros.

Y si hay que ir, como dice el chiste: “se va”. Pero que vaya un funcionario ( el que sea) “ por si acaso”, eso no nos enorgullece como parte de un servicio público, eso, nos avergüenza.

Le falta a este Ministerio confianza. Confianza en los Letrados de la ADJ, en los Coordinadores y en los Secretarios de Gobierno. Y tiene delito, porque justo este Equipo tiene la culpa y la virtud de que seamos los Directores de las oficinas Judiciales.

Y le falta cambiar el enfoque. Como más tarden en llegar las medidas valientes, más tardará la Justicia a restablecerse, y eso sí es un problema muy serio. El Covid-19 viaja en avión, y hay que ser rápidos en poner las barreras. La Justicia también es responsable de ello.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies