Estamos ya en septiembre y de vuelta de vacaciones y la nueva normalidad sigue siendo para los Letrados la misma vieja normalidad de siempre. La del maltrato institucionalizado hacia la gestión del Cuerpo de Letrados en general, en este caso económico por parte del Ministerio de Justicia, y por ende también del CGPJ y de las propias CCAA con competencias transferidas, hacia todo lo que huela a LAJ, con numerosos ejemplos, de los cuales sólo vamos a reseñar los más recientes:

El primer ejemplo por parte del Ministerio. Es el más sangrante y se arrastra desde el treinta de noviembre de dos mil diecinueve, cuando se anuló el RD 101/2019 de 1 de marzo que modificaba por fin y regulaba al mismo nivel económico de los jueces las sustituciones voluntarias, anteriormente reguladas por el RD 1130/2003 de 5 de septiembre y el RD 2033/2009 de 30 de diciembre, por sentencia de la Sala Cuarta de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo, a raíz de un recurso presentado por La Federación de Servicios Públicos de Comisiones Obreras. Desde UPSJ se viene exigiendo al Ministro de Justicia, tristemente sin resultado, que se convoque ya la mesa sindical para cumplir el trámite obviado y poder aprobar de nuevo la disposición anulada, ya que con la retribución actual es ignominioso efectuar una sustitución voluntaria. Dicho cambio evidentemente cuando se hizo estaba recogido presupuestariamente, por lo tanto, no entendemos que no se gestione nuevamente, salvo que sea por intereses más espurios.

El segundo, relativo al Plan de Actuación de la disposición adicional 19ª del Real Decreto-ley 11/2020, de 31 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al Covid-19, actuaciones que se concentran en el refuerzo de los órganos de las jurisdicciones social, contencioso-administrativo y mercantil, donde desagradablemente volvimos a ver un nuevo maltrato económico al LAJ, utilizándose como coartada de dicha regulación el salario del anulado RD 101/2019.

El tercero en Andalucía, donde nos hemos encontrado con la desagradable situación de establecerse un refuerzo por los atrasos existentes por la pandemia, por el que se designa funcionarios y ningún Letrado, pretendiéndose que dicho refuerzo, lo gestione y se haga cargo gratuitamente cada Letrado, algo insólito en la Administración del Estado, y si no fuera que no lo dudamos ilegal, alegal e ignominioso.

El cuarto en la NOJ, y exclusivamente culpa del presente equipo ministerial, ya que sus componentes son casi los mismos que regularon en su momento la NOJ, permitiendo que se mal pagara a los Letrados que la integran (por debajo de la remuneración de los gestores responsables, etc.), y por ello va sucediendo que últimamente quedan desiertas plazas que normalmente serían ampliamente deseadas, pero, reiteramos, ese mal pago lleva a estos lodos.

Y podríamos seguir y seguir, con la irrisoria productividad, con la penosa retribución de la Tercera Categoría, con la irrenunciable Adecuación Salarial del Cuerpo, etc.

Esto no puede seguir así, señor Ministro; todo lo reseñado tiene fácil arreglo. Somos conscientes, muy conscientes, de la complicada situación económica del país, pero la mayoría de lo reseñado se podría arreglar de forma inmediata; cuando se quiere se puede, como con la Policía, etc., y como sucede con el PAC de sustituciones supondría además un ahorro al ciudadano, y por ello Hacienda lo aprobó en su momento; por su parte UPSJ no cejará en su empeño de remedar todos estas situaciones lamentables e inasumibles por cualquier Letrado de bien. Por ello UPSJ seguirá reclamando nuestros derechos al Ministerio de Justicia, y dando traslado de nuestras reclamaciones a los partidos políticos, a la opinión pública y a la prensa.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies