El Ministro Sr. Campo ha cumplido su compromiso de reunirse con los Letrados de la Administración de Justicia, reunión en la que también han participado el Secretario de Estado  Sr. Zapatero, el Subsecretario de Estado de Justicia, Sr. Bueno, el Secretario General para la Innovación y la Calidad del Servicio Publico de Justicia, Sr. Vargues, la Directora General para el Servicio Público de justicia, Sra. López-Yuste y la Directora del CEJ, Sra. Fernández, lo cual, da la imagen de transversalidad que este equipo defiende como nuevo modelo de trabajo.
El Ministro ha presentado su proyecto Justicia 20/30, en el cual tendremos tiempo de profundizar ya que van a convocar en breve diferentes grupos de trabajo dentro de los cuales también quieren   nuestra participación como Letrados de la Administración de Justicia, precisamente porque el equipo ministerial busca esa transversalidad que la composición del mismo refleja. En palabras del Ministro lo más importante es conseguir que todos los implicados nos subamos al autobús de los cambios que se plantearan en justicia, y que serán tanto estructurales como de medios.
Respecto al Registro Civil, el Ministro nos ha adelantado que no van a haber mas “vacatio legis” de la Ley 20/11, de la cual quiere respetar la organización territorial prevista; si bien, no se cuenta con los medios materiales para cumplir con los requisitos técnicos para que esté informatizado de la manera que está previsto en la Ley 29/2011, motivo por el que se implantará de manera gradual. El Letrado de la Administración de Justicia será el encargado, y está en estudio cómo se articula su adscripción en la prestación de este  servicio.
Los ejes del programa 20/30 giran en torno a tres puntos claves: acceso a la justicia, eficiencia y justicia digital. Por tanto, los Letrados de la Administración de Justicia somos una parte afectada e implicada.
En el turno de palabras concedido a las asociaciones, UPSJ  se ha ofrecido en colaborar activamente en todo lo que sea necesario para que esa “nueva” justicia sea de calidad, moderna, pero también para que nuestras necesidades y derechos no se queden por el camino. Hemos planteado cinco puntos fundamentales e inaplazables, que no admiten matizaciones: la adecuación salarial, la negociación colectiva propia, la plasmación en la nómina de los compañeros de tercera de los fondos adicionales previstos en los presupuestos de 2018 a 2022, la adaptación de nuestro Reglamento Orgánico y la restitución del decreto de sustituciones voluntarias anulado, pero subiendo la retribución al 100% del complemento.
El propio Ministro ha reconocido la deuda con los Letrados de la Administración de Justicia en cuanto a nuestras retribuciones, si bien, nos emplaza para estudiar las vías posibles en grupos de trabajo.
Sobre los fondos adicionales han tomado nota, y sobre la reforma del Reglamento Orgánico, nos han informado que van a convocar ya la mesa de trabajo puesto que este proyecto se ha incluido en el Plan Anual normativo.
Con respecto a la negociación colectiva el mismo Secretario General ha manifestado que es un tema que se considera importante, en el que va a trabajarse sin demoras.
En cuanto a la restitución del decreto de sustituciones, se pretende mejorar la regulación, si bien, la retribución seguirá siendo el 80% no alcanzando el 100 % que solicitamos.
UPSJ también  ha defendido otros temas, como la llevanza del Registro Civil pero con las mismas condiciones económicas que los actuales Encargados del Registro; que los Letrados de la Administración de Justicia quedemos bajo la dependencia del Secretario General de la Administración de Justicia pero nunca bajo la misma Dirección que el resto del personal al servicio de la Administración de Justicia, por el conflicto de intereses que se plantearía; y sobre todo hemos planteado el problema relativo a la consolidación de la tercera categoría, solicitando que desaparezca de la LOPJ.
Tratándose de la primera reunión con el nuevo Ministro, UPSJ ha insistido y enfatizado, sobre todo, en la necesidad de motivarnos a través de una retribución adecuada a nuestra responsabilidad, y en la idea de que los Letrados de la Administración de Justicia no aceptaremos subirnos a otro autobús solo para asumir más funciones aunque sean directivas, de encargados del Registro Civil, de dinamizadores de la modernización telemática, o de cualquier otra naturaleza, porque estamos decepcionados con el resultado que ha arrojado la reforma operada en 2009, en vigor desde mayo de 2010.
Queremos subirnos con ganas, en positivo, para coger el autobús que permita sentirnos valorados como lo que somos: un cuerpo jurídico superior, profesional, tanto en el papel como en la nómina. El reconocimiento económico, al final, es parte de la dignidad, y vamos escasos de dignidad desde el año 2010.
Lo positivo de hoy es que cuentan con nosotros.
Lo negativo: que las reformas que se quieren implantar requieren necesariamente la colaboración e intervención de los Letrados de la Administración de Justicia y están abocadas al fracaso si estas reformas no son lideradas por unos profesionales que estén motivados.
La esperanza:  que no se ha empezado ningún trabajo en concreto, y UPSJ va a dar algunas semanas de margen para valorar si este Ministerio está por la labor de trabajar por el éxito o por el fracaso.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies