Quien se acerque estos días a un Juzgado tiene muchas posibilidades de encontrarse con alguna movilización. A la huelga de funcionarios de los cuerpos generales se suman concentraciones hoy de letrados de la administración de justicia y mañana, de jueces, fiscales y abogados.

Aunque cada colectivo tiene reclamaciones propias, en realidad todos protestamos por la precarización de la justicia, por un modelo low-cost que se sustenta en personal sobre cualificado, infrapagado y sobreexplotado, como cualquier multinacional al uso.

El cuerpo de letrados de la administración de justicia es buen ejemplo de ello, con profesionales jurídicos a los que se les asignan funciones de todo tipo, desde las más técnicas jurídicamente a las más básicas. Desde funciones cuasi judiciales a rellenar boletines estadísticos o introducir datos en sistemas informáticos. Desde interpretar normas de servicios mínimos a notificárselos a los funcionarios.

Desde el año 2009 el letrado de la administración de justicia ha sufrido un incremento de funciones y de responsabilidades espectacular. En su día se le prometió una adecuación salarial cuando se superara la crisis. Pues bien, ha esperado, ha sido solidario y ha asumido en silencio todas esas funciones. Pero van pasando los años, y este letrado sigue trabajando en su despacho, respondiendo de lo que hace él y de lo que hacen los demás funcionarios de la oficina, verificando que ningún preso supere los plazos legales de prisión y a la vez embargando y realizando bienes que pueden valer millones de euros. Todo ello cobrando unos ciento cincuenta euros más que sus subordinados y un 30% menos que el juez del mismo juzgado, del que ha asumido una porción sensible de trabajo. Teniendo en cuenta que tanto los funcionarios como los jueces están muy claramente infrapagados a su vez. Pues bien, el letrado también se ha cansado de esperar y reclama lo que se le debe.

No son intereses meramente corporativos. La tutela de los derechos de los ciudadanos precisa de una justicia de calidad, y ésta a su vez requiere medios suficientes y profesionales justamente retribuidos.

 Juan José Yáñez Pena

Letrado de la Administración de Justicia

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR